Llámanos y pide una cita

926 515 182

Las Aftas, como identificarlas

¿Qué son las aftas?

La palabra afta significa quemadura. Estas, son unas lesiones ulceradas de la mucosa o revestimiento de la boca. Se inician con un enrojecimiento, al que le sigue la úlcera. Su aspecto es blanquecino y son muy dolorosas. Este dolor está producido por la muerte del tejido y la posterior pérdida de sustancia de la mucosa bucal. El tiempo que duran es de una semana y curan sin dejar cicatriz.

Debes tener en cuenta que pueden volver a aparecer repentinamente.

¿Qué produce las aftas?

Hay múltiples factores que pueden producir la aparición de las aftas. Normalmente se asocia su aparición a factores genéticos, sobre todo en mujeres, inmunológicos, bacterianos, víricos, hormonales (premenstruales), digestivos (como la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn), traumáticos (como la limpieza bucal con cepillos muy duros o tratamientos dentales), estrés, hipersensibilidad a alimentos y otros productos, deficiencias de hierro, ácido fólico o vitamina B.

¿Cuáles son los alimentos que pueden producir las aftas?

En personas con predisposición a sufrir este tipo de lesión por su sensibilidad a ciertos alimentos, la ingesta de estos puede desencadenar una crisis y la aparición de las aftas. Entre estos alimentos, destacan la leche de vaca, el gluten, trigo entero, la cebada, el centeno, la avena, el chocolate, nueces, el marisco, la soja, queso, vinagre, mostaza, tomate, manzana, limón, piña y algunos colorantes y conservantes. También pueden producirlas productos químicos como el ácido benzoico y el parabeno (muy utilizados en cosmética), el níquel de las monedas y las baterías recargables, el ácido ascórbico (vitamina C), mercurio, perfumes, metilmetacrilato (una resina muy utilizada en las prótesis dentales), fósforo, el bálsamo del Perú y cinnamaldehído (un aromatizante).

¿Como se tratan las aftas?

El tratamiento de las aftas va dirigido a calmar el intenso dolor que provocan y a cicatrizar la mucosa de la manera más rápida posible.Tambiénn es importante alargar el período entre una aparición y otra.

Estos productos se usan bajo diferentes presentaciones, como geles o sprays, los cuales se aplican directamente sobre las llagas, o bien en colutorios para enjuagarse.

Normalmente, suele ser suficiente con productos de uso tópico como el PVP (polivinilpirrolidona), ácido hialurónico, ácido glicirretínico, aloe vera, carbenoxolona, colutorios de clorhexidina, tetraciclinas de enjuague, ácido 5-anmino salicílico, corticoides tópicos, inmunosupresores tópicos, láserterapia, Aciclovir…

En ocasiones, el tratamiento tópico (aplicado directamente sobre la lesión) no es suficiente y es necesario recibir tratamiento por vía general.

Algunos consejos de interes:

Es importantísimo:

  1. Si se ha detectado, suprimir o modificar la causa que la haya producido el afta (el cepillado con un cepillo muy duro, algún tipo de alimento, productos químicos, etc) si es posible.
  2. El tratamiento de las enfermedades previas que pueden estar provocándolas (trastornos digestivos, déficit de hierro o ácido fólico, etc.).
  3. Consultar con su dentista o su médico de cabecera cuando padezca de manera repetida este tipo de lesiones o cuando duren más de una semana.

Y si quieres, siempre puedes venir a vernos y te resolveremos todas tus dudas encantados.

Añadir nuevo comentario

Gerardo Di Paolo y Asociados Servicios S.L.U. ©Copyright 2015. Todos los derechos reservados